A la vez

Unsplash

"La vida es un regalo y no pienso desperdiciarla. Nunca se sabe qué cartas repartirá la próxima vez" Titanic
Eso es, a la vez. No me mires así...es cierto. Si hay algo que me gustaría es poder chasquear los dedos y viajar al instante a otro lugar. Rápido, como un rayo. Es más, me encantaría estar en varios sitios a la vez, por lo tanto debería poder multiplicarme, o en su defecto, dividirme en varias yo.


Por ejemplo cuando estás agotado cerrar los ojos e imaginar que estás en un lugar maravillosos y tranquilo en el que relajarte y disfrutar. Menudo planazo 😉
Aunque lo cierto es que lo digo por otra razón. 


Hace varios meses, muchos la verdad, planifiqué varias cosas porque sabía que en los meses actuales estaría bastante libre de tiempo. Son cosas que me apetecen mucho, interesantes, útiles en el plano profesional y que debían desarrollarse ahora. Como todo en esta vida uno propone y debe ser otro el que dispone porque no estoy nada libre en este momento. Y ya es la segunda vez que me ocurre, lo cual me alegra ciertamente. Lo inesperado que ha ido surgiendo sobre la marcha también es de lo más interesante e incluso más que lo que tenía programado, es un avance y me ilusiona


Lo que pasa es que ahora estoy hasta el cuello por lo que me he tomado el fin de semana para organizarme y dejar listos los compromisos adquiridos más próximos. Mientras hago un descanso y cambio de actividad escribo aquí. He dejado descansando las redes sociales durante estos días para centrarme en mis asuntos sin demasiadas distracciones. El tiempo parece que se ha aliado conmigo, diluvia y no echo de menos para nada salir a la calle aunque estoy segura que un poco de aire fresco estaría bien para despejar el batiburrillo de la cabeza.


El caso es que no quiero renunciar a nada de lo que tengo entre manos, a nada de lo que me apetece tanto. Hay meses de sequía en los que te aburres de mirar al cielo esperando una señal y otros te llueven las tareas que no sabes ni de dónde salen. Lo evidente es que no se puede estar en varios sitios a la vez físicamente ni con todos los avances de la tecnología (si alguien puede que me lo diga!!, me vendría muy bien), a varias cosas tampoco, la dispersión y falta de energía se nota.  Dice mi madre que el que mucho abarca poco aprieta y en esta ocasión estoy con ella. Otra alternativa es prescindir de algunas cosas para poder llegar a otras, pero prescindir de ¿tu vida? ¿proyectos? ¿dormir?...no me convence. 

Por una vez en necesario organizarse y no es momento de procrastinar. Algo vamos aprendiendo!! Hay que aprovechar las oportunidades y esta vez no es posible mirar para otro lado. Y ahora que ya he dejado aquí mis pensamientos es hora de volver a la tarea. 
Pixabay
Y tú, ¿Necesitas esa puerta que te permita traspasar la distancia y el tiempo? ¿Has pensado que deberías dividirte para llegar a todo? Espero tus comentarios aquí o en Facebook

   
      
  Gracias



Comentarios

Entradas populares de este blog

Aprendiendo a nadar

No me cuentes cuentos

Elegir un amor